Atención: puerperio

por | 20 Oct 2016 | , , , | 4 Comentarios

atención puerperio

Atención : Puerperio

De todo el maremágnum de cambios y emociones que se viven en la maternidad, hay algo que sobrepasa en mucho al embarazo y al parto para lo que, sin embargo, estamos muy poco preparadas, ya sea por falta de consejo o de apoyo, o ambas cosas.

Sí es cierto que, por ejemplo, en prácticamente todos los centros de salud se les ofrecen a las embarazadas los famosos cursillos de preparación al parto, que solo te preparan para el parto (abro aquí un inciso para decir que no en pocas ocasiones se prepara a las embarazadas para partos intervenidos y medicalizados, negándoles información contrastada acerca de cómo elegir ellas el parto que desean y brindándoles opciones distintas y más respetuosas, pero dejo aquí el inciso). También en cualquier revista o página de internet es fácil sentirse abrumada por la cantidad de consejos e información detallada acerca de la mejor dieta que seguir durante el embarazado, cómo mantenerse en forma, las pruebas que te puedes hacer, etc. Hasta el punto de sentir que estás haciendo un máster en tocología.

Pero llega el esperado día D, hora H y ya eres mamá, y de pronto te encuentras sumergida de lleno en eso que se llama puerperio, ¡qué palabra! Muchas no la conocíamos hasta que nos dio de lleno en los morros. Y que, por cierto, según el diccionario es “el período que abarca desde el parto hasta que la mujer vuelve a su estado ordinario”. Evidentemente no es una descripción que haya redactado ninguna mujer…

Y con el puerperio, una oleada de nuevas emociones te embargan, pero no hay dos madres que sientan lo mismo. Algunas se enamoran enseguida de sus bebés, otras tardan un poco más y empiezan a sentirse tristes y culpables; a otras, el dolor y el malestar que puede dejar un parto traumático les anula el resto de las emociones, otras sienten un subidón de oxitocina que las hace estar eufóricas, en fin… que cada parto es un mundo y cada mujer experimenta cosas diferentes. Pero sí hay muchos puntos en común en los puerperios y por eso, si estás apunto de ser madre, te lanzamos estos consejillos, que ya nos hubiera gustado a muchas de nosotras haber leído antes de pasar por según qué trances:

 

  1. Busca un grupo de apoyo a la lactancia cerca de tu domicilio. Tanto como si estableces lactancia materna como si no, busca un grupo de madres cerca de ti con el que establecer una red. Sentirse sola es lo peor que te puede pasar en esta etapa. Muchas madres tienen problemas al establecer la lactancia, allí te asesorarán, conocerás a otras madres que pasen o hayan pasado por situaciones similares, compartirás experiencias y todo te será más liviano. Importante también para aquellas madres que por las razones que sean no dan pecho, también podéis ir al grupo de apoyo! No os sintáis al margen, todas necesitamos una red de apoyo!

 

  1. Escoge muy bien de qué personas quieres rodearte. Es muy común que en ese periodo tan sensible para ti y tu bebé, algún familiar quiera acompañarte pero que tú sientas que no es la mejor compañía para ti en ese momento. Puede que te irrite las formas en que trata a tu bebé, las cosas que te dice, cómo te trata… Es hora de poner en práctica tu asertividad. ¡Tienes derecho a escoger quién te acompaña!

 

  1. Pide ayuda. A tu pareja, a tus amigas… Hay días, semanas, meses agotadores. El bebé se despierta mucho, no puedes dormir, no quiere despegarse de ti (lo cual es completamente normal) y sientes que vas a echar raíces en el sofá. ¡Pide ayuda! Si te lo puedes permitir, contrata a alguien para que se encargue de las tareas de la casa, o que se encargue tu pareja, si la tienes. Esas tareas de la casa, la logística y demás son lo que menos tiene que preocuparte ahora.

 

  1. Admite visitas solamente si vienen con un tupper y ganas de ayudar. Esto lo decimos medio en broma, medio en serio. Pero sin duda, el mejor regalo que se puede hacer una madre puérpera es un buen tupper de tu comida favorita y un poco de energía para pasar el aspirador o sujetarte al bebé mientras te das una ducha o te echas un rato. Esos regalos son oro.

 

  1. Hazte con un buen portabebés. Durante el embarazo siempre hay alguien que se ofrece a regalarte alguno de esos carísimos objetos de puericultura. Pronto te darás cuenta de que no hacen falta tantas cosas, pero sí vale la pena invertir en algunos básicos, uno de ellos es un buen portabebés que te sea cómodo, que respete la fisiología del bebé y que te deje las manos libres mientras le amamantas, consuelas y duerme pegadito a ti sin despertarse por sentirte lejos. No utilices cualquier portabebés comercial que encuentras. Hay que saber escoger, puedes buscar asesoramiento a través de la Red Canguro, seguro que encuentras a una asesora cerca de ti que pueda echarte una mano.

 

  1. Vienen días largos y meses muy cortos. Disfruta de lo que vives ahora y no te dejes agobiar por la vuelta al trabajo y demás. Vive vuestro momento y rodéate de personas que aporten y os den tranquilidad.

¿Estás pasando o has pasado por el puerperio recientemente? ¿Cuáles son los mejores consejos que te han dado? ¿Qué es lo que más has echado de menos? ¡Nos encantará leer tus respuestas!

4 Comentarios

  1. Yolanda

    Acabo de descubrir que he sido puérpera varias veces (qué ignorante!!), y por lo que “veo” tú no te quedas atrás.

    Estos son, sin duda, los mejores consejos que he recibido.
    Qué es lo que echo de menos?? Haber leido este pedazo de artículo mucho antes.

    Me ha encantado!!
    Gracias MLuz.

    Responder
    • Elsa

      Gracias Luz, está genial, muchas gracias por reflejarlo así de conciso.
      Yo he pasado dos veces por ahí y he acompañado a otras madres, algunas en la presencia y a otras en la distancia, y quiero agradecerles a todas ellas haber sido mis hermanitas, haberme apoyado o haberse dejado apoyar.
      A la lista añadiría que es una época que puede durar meses, de cambio y posible crisis, y por ello, es normal pasar por estados emocionales intensos y a veces difíciles de elaborar sola. La ayuda profesional y neutral de alguien externo a tu vida cotidiana puede ser un gran soporte y un impulso al crecimiento: terapias energéticas, psicoterapia, acompañamiento de una doula… Es un momento muy importante para la diada mamá – bebé/s, y por lo tanto también para el futuro del modelo familiar y social.

      Responder
      • MLuz

        Hola Elsa!
        Totalmente de acuerdo. Es una etapa que, en ocasiones, puede durar más de lo que creemos y sobre la que se pueden asentar muchas cosas de cara a nuestro futuro personal y familiar.
        Muchísimas gracias por recordárnoslo!
        Un abrazo

        Responder
    • MLuz

      Muchas gracias por tu comentario, Yolanda!
      Un abrazo

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This
Leer entrada anterior
Quien tiene un abuelo tiene un tesoro
Quien tiene un abuelo tiene un tesoro

Cerrar