Carta a una madre trabajadora

por | 8 Feb 2016 | , , | 11 Comentarios

MLuz

MLuz

Cofundadora at Wemum
MLuz

Latest posts by MLuz (see all)

carta a una madre trabajadora
carta a una madre trabajadora, es justo?
Querida madre humana que has renunciado (o te han obligado a renunciar) al tiempo completo con tus hijos, Tú, que cuando quisiste volver a trabajar o volviste por pura necesidad, no pudiste incorporarte a tu antiguo puesto o tuviste que aprender sobre la marcha otra actividad con menos tiempo, menos energía y más cosas en la cabeza que el resto de tus compañeros masculinos, esta carta es para ti:

Sé que tuviste que soportar el desgarro de dejar a tus hijos en otras manos, las lágrimas sobre el maquillaje dos minutos antes de entrar al trabajo, las subidas de leche a destiempo, las constantes interrupciones en tu trabajo por las llamadas del colegio (el niño tiene fiebre, el niño se despista, faltan libros, otra vez se olvidó la tarea…).

¿Sientes a veces los ojos juzgadores de otras madres en el patio el día que haciendo mil malabares llegas con “sólo” 10 minutos de retraso a recoger a tus hijos a la puerta del colegio? Cómo envidias a ratos a las otras madres que han renunciado al trabajo y que tienen tiempo para confeccionar los disfraces, asistir a las reuniones, esperar sentadas las largas tardes de parque.

¿Sientes también las miradas reprobadoras de tus otros compañeros por ser la primera en marcharte a casa? ¿Alguna vez oíste decir a alguien que te aprovechabas de tu condición de madre para sacar tajada, dar pena y rendir menos? ¿Te pasó?

Querida madre humana que trabaja, a mí me pasa. Sabemos que haces todo lo que puedes, de hecho, haces mucho más de todo lo que puedes, haces cosas imposibles y maravillosas. Pero a veces no puedes cocinar, de hecho, hay épocas en las que no cocinas nada en absoluto; hace tanto que no compras nada bio para la merienda de tus hijos, ¿cuánto tiempo hace que no les llevas al dentista? ¡Dios mío! esos dientes… ¿Tienes energía para sentarte en la alfombra y jugar con ellos sin quedarte dormida? ¿O sin que el móvil del trabajo te sobresalte cada 2 minutos? ¿Puedes hacer manualidades con ellos? ¿Puedes gestionar con calma y paciencia los conflictos entre hermanos?

No puedes cocinar bio, ni puedes jugar en la alfombra sin quedarte dormida o sin dejar de pensar en las cosas que hoy otra vez NO has hecho, sin pensar en ese correo que tienes que enviar y en el marrón que vas a tener en el trabajo mañana porque has salido antes del trabajo y ya llevas demasiadas cosas pendientes. Y pides perdón muchas veces a mis hijos por no estar presente, perdón por las veces que miras el móvil disimuladamente mientras te cuentan las miles de cosas que hoy les han pasado en el patio del colegio. Es muy probable que no tengas calma para gestionar conflictos entre hermanos la mayor parte de las veces y te frustres y llores y te enfades contigo misma porque tú eres la adulta, deberías poder hacerlo, eres el referente, pero estás muy cansada y muy rota ya. Porque eres madre sola y una simple persona humana y no das abasto, y lo sientes, te gustaría ser mejor madre y mejor en tu trabajo, pero terminas sintiéndote mediocre en ambas esferas y no puedes fustigarte más. Por eso, hoy no les bañas y la cena se improvisa de nuevo y no intervienes en el conflicto y lo zanjas con un “¿quién quiere galletas?” y les das a los niños una caja de galletas que no son bio ni nada, de hecho, tienen azúcar suficiente como para tenerles on hasta las 23.00, por lo que mañana llegaréis todos tarde otra vez. Y os sentáis en el sofá a ver lo que ellos quieran y a darles un abrazo todo lo grande y todo lo largo que puedas porque es para lo único que te va a llegar la energía hoy, para abrazarles hasta que os quedéis dormidos todos.

Querida madre trabajadora, llevas mucho sobre tus espaldas. Esa carga debería ser compartida, es injusto que recaiga toda sobre ti, y es muy injusto que te trates mal a ti misma por ello. Haces lo que puedes, desearías que tu jornada pudiera ser más flexible, pero no lo es; desearías tener más ayuda, pero no la tienes. Tienes el abrazo y el reconocimiento de tus comadres, es todo lo que podemos darte, porque nosotras, nosotras estamos igual.

¿Cómo os sentís vosotras? ¿Creéis en la conciliación? ¿Qué ideas tenéis para compatibilizar familia y trabajo? Dejadnos vuestros comentarios.

Luz Morcillo. Wemum

11 Comentarios

  1. Alex

    Puedo disfrutar de una jornada reducida, a veces puedo gestionar con calma los conflictos y cocinar bio…
    Muchas ( muchas) veces improvisamos algo de picar para la cena, los conflictos me saturan y anhelo más apoyo y compañía para gestionar trabajo, casa, crianza…..me culpo también por ello, porque nunca lo hago suficientemente bien, y no tanto por las miradas de los demás, sí no que en ellas vemos la nuestra, lo severas q podemos llegar a ser con nosotras mismas…porque lo de los demás no podemos cambiarlo, pero igual podemos mirarnos a nosotras mismas con más amor, no exigirnos tanto, y valorar tooooodo lo q hacemos y no se ve ni se traduce en $….
    Admiro a las madres q sacan adelante a su familia y a ellas mismas en la adversidad.
    Me impresionó la sinceridad y honestidad del artículo. Gracias

    Responder
    • Alex

      Perdón, sí q se traduce en dinero también tooooodo lo q hacemos, aunque ese no es su mayor valor….

      Responder
    • MLuz

      Sí, es cierto que muchas veces nos exigimos y culpamos por todo. Es verdad. Pero es muy complicado desprogramarse, aceptar que no llegas a todo, aceptar que se renuncia. Un abrazo y gracias!

      Responder
  2. Silvia

    Mientras leia las lágrimas de mis ojos no pudieron evitar salir y recorrer mis mejillas!
    Realmente refleja lo que actualmente estoy viviendo.
    Pero a pesar de ser muy duro y muy difícil , vale la pena intentarlo Chicas!!
    No os deis por vencidas nunca!! Ánimo!!

    Responder
    • MLuz

      Hola Silvia. Es muy duro, sí. A mí también me costó mis lagrimitas escribir este pequeño artículo. Un abrazo y mucho ánimo!

      Responder
  3. Ana

    No puedo sentirme más identificada. Presisamente hoy recorría los 80 km que tengo hasta mi trabajo pensando lo horrible que tengo la casa. Pero no, no voy a sentirme mal ni a exigirme más.

    Responder
    • MLuz

      Es que es increíble!! No, no te exijas más. Mímate más. 80 Km son una barbaridad. Mucho ánimo a todas las mujeres y madres trabajadoras (valga la redundancia).

      Responder
  4. Isabel Pifarré

    Pues yo me he quedado en el bañoy llorando. Son las 8 y 08 de la mañana y otra vez a empezar a correr, vistete, desayuna,los dientes corre corre que llegamos tarde al cole….. si….cansancio…
    Perfecta fotografia de mi sia a dia este texto.
    Gracias por compartir, el peso repartido es mas ligero y la culpa ahora es menos depuea de haber derramado unas pocas lagrimas

    Responder
    • MLuz

      Un abrazo muy grande, Isabel. Solo nosotras sabemos los malabares y las ojeras que cuesta sacarlo todo adelante. Mucho ánimo!

      Responder
  5. María

    Mi conciliación es trabajar de 23:00 a 6:00. Volver los 50km que separan mi lugar de trabajo y preparar todo para llevarlas (son tres) al cole. Aprovecho la jornada escolar para dormir y saco casi cinco horas de sueño. Las recojo, comemos,… Y si me echo la siesta (en el sofá, ya nada de cama, y con interrupciones) alguna madre me suele soltar “jo, qué bien vives, a mi me tocó bajar a dar una vuelta con la mía” dejando caer además que es pecado que las mías se queden jugando en casa en vez de disfrutar de la calle.
    Preparo todo lo del día siguiente, hago con ellas los deberes, colada, plancha,… hasta que llega la hora de irse a dormir. Recojo la cocina y me voy a trabajar. Esa es la conciliación. Y si las tengo que llevar al médico, tengo que pedir días de mis vacaciones porque al tener una jornada nocturna y no coincidir con la cita, no me corresponde salir.
    En fin… me consuela saber que sólo serán unos años y que verlas bien y felices compensa cualquier sacrificio

    Responder
    • MLuz

      Es que la conciliación auténtica no existe en nuestro país, salvo casos muy contados y por ayuda de familiares o del autoempleo. No por ayudad del sistema. Un abrazo muy grande!

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This
Leer entrada anterior
carta a una madre que ha renunciado a su vida laboral
Carta a una madre que ha renunciado a su vida laboral

Es muy probable que nunca te imaginaras en esta tesitura, que nunca imaginaras que ibas a renunciar, ya que, tanto...

Cerrar