¿Qué importancia tienen las redes de madres?

por | 31 May 2016 | , , , | 0 Comentarios

Redes de madres, qué importancia tienen?
Redes de madres, qué importancia tienen?

Mucho se habla de las redes de madres y de su importancia para distintos niveles, pero hoy os vamos a contar una historia basada en hechos reales, como en las películas, de cómo una red de madres en un municipio pequeño contribuye a mejorar no solo el bienestar de esas madres y de sus bebés, sino que también termina extendiendo sus tentáculos hacia otras madres y contribuyendo al bienestar social de prácticamente todo un municipio.

En Wemum hablamos mucho de cómo la estructura de las familias actuales necesita de una red en la que apoyarse, no solo por la ayuda emocional o logística que los nuevos padres puedan necesitar, sino también como una fuente de información constante.

 

Esta historia que hoy os vamos a contar puede extrapolarse a otros muchos municipios de nuestro país y es un ejemplo más de cómo las redes de madres pueden contribuir a la mejora social de una población y también es un ejemplo de lo que en otras ocasiones hemos comentado sobre la co-crianza o crianza en tribu.

 

Pongamos por caso el de varias mujeres que teniendo mejor o peor suerte en el nacimiento de sus primeros hijos, sienten que algo no termina de encajar entre lo que ellas sienten que deben hacer y lo que “el sistema” espera que ellas hagan en cuanto a la crianza de sus hijos. Esas mujeres tienen algo en común, ninguna de ellas tiene familia cercana, además son inquietas y curiosas por naturaleza, por lo que buscan ávidamente información en la red. No tardan mucho en descubrir que son varias las que viven en el mismo municipio, por lo que el paso a conocerse físicamente se hace con rapidez y también una enorme dosis de alegría al saber que hay más personas en la misma situación que la suya.

 

Charlas, quedadas, intercambio de información, empiezan siendo 4 y terminan creando una asociación de crianza que agrupa a unas 30 mujeres y que organiza el 50% de las actividades culturales del municipio.

 

Asun, la más veterana, relata su parto en casa, un parto tan fácil y rápido que el matrón no pudo llegar a tiempo. Las que han sufrido partos hospitalarios intervenidos sienten envidia, deseos de vivir lo mismo y a la vez miedo de enfrentarse a ello. Lecturas, más encuentros e intercambio de información. A continuación, Amaia, embarazada de mellizos cuenta con la ayuda de una doula (la misma que acompañará los embarazos y procesos personales de muchas de nosotras) para acompañar su parto hospitalario pero en el que cuenta con la compañía de su pareja en el paritorio después de luchar por ello con todo el conocimiento y la fuerza que dan la información y la determinación de saberse una mujer con derechos.

 

Y después vamos, Irene, Carmen, Ainhoa, Ana, Maite, Alexandra y yo… Todas con estupendos partos en casa (o casi), algunos más largos otros más rápidos, casi veloces. Algunos son intensos y dolorosos, nos empujan al límite de nuestras fuerzas. Otras relatan partos placenteros inimaginables en un entorno ajeno al de la intimidad de nuestros hogares.

Es tan alto el número de partos domiciliarios en nuestro municipio que cuando hacemos la primera visita al pediatra y decimos abiertamente que el bebé ha nacido en casa, las enfermeras nos sonríen con complicidad y las pediatras nos dan la enhorabuena y comentan “otro que ha nacido en casa”. Esto es lo que pasa cuando una red de madre se extiende y tiene fuerza.

 

Las lactancias, por fuerza, se establecen con naturalidad, y cuando alguna tiene un problema, las demás sabemos cómo ayudarla o dónde encontrar recursos. También sabemos cómo portear a los bebés, cuando una madre está agotada es la otra la que consuela a su bebé. E incluso en ocasiones, los bebés han pasado de la teta de una madre a la teta de otra en situaciones de “emergencia” J

 

Y vamos más allá, cuando se tejen estos vínculos, las relaciones se fortalecen y surge la amistad que te permite pedirle a alguna madre que te eche una mano con los niños. Puedes mandar un SOS al grupo para gritar que te sientes desbordada por el trabajo, la casa, los niños…

Es fundamental que estas redes surjan más y más, y que desde las organizaciones municipales les tiendan la mano, cediendo espacios y recursos porque está claro que estas agrupaciones hacen una importantísima labor de bienestar social y salud pública.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This
Leer entrada anterior
Charlando con Max de Familias en Ruta

Hoy tenemos el placer de presentaros una entrevista a Max que, con su compañera de proyecto, Susagna, es creador de...

Cerrar