Réplica a Carmen Posadas

por | 8 Jun 2016 | , , , | 15 Comentarios

ignorancia y prejuicios - clase magistral - réplica a Carmen Posadas
ignorancia y prejuicios - clase magistral - Carmen Posadas

Carmen Posadas ya no está en edad de criar, pero este pasado domingo ha publicado un artículo en el suplemento dominical del XL Semanal en el que critica a las madres lactantes, las que paren en su casa, las que se cuestionan otra manera de criar y educar, las que  renuncian a su carrera profesional, también a las que no, etc. Tan atrevida es que incluso se atreve a lanzar una hipótesis que explique el origen de tanta violencia machista no en el macho agresivo violento ni en el sistema que le sustenta, no, sino en la culpabilización de la víctima, como ha hecho desde siempre la cultura machista.

Escribimos aquí nuestra réplica, no porque le vaya a llegar a ella, que estaría bien, sino para que por lo menos llegue a las personas que pudieron leer su texto y sientan algo de alivio. Vamos a ello:

-Las mujeres no escogemos un tipo u otro de crianza por moda, por ecologismos ni por ideas políticas. Por extraño que le pueda parecer a las madres no nos influye la moda, nos influyen las entrañas, los instintos. Lo demás, se llama interferencias y cuanto menos nos interfieran, mejor. Cuanto menos se entrometan y menos opinen de lo que tenemos que hacer o dejar de hacer, mejor lo hacemos como madres.

-La anécdota que relata acerca de una joven madre, bella of course y con estudios universitarios que da de mamar en un avión a su niño de dos años apesta por varios motivos: primero a qué viene destacar que es joven, bella y con estudios universitarios? Si fuera menos joven, más fea y menos titulada, sería más aceptable que diera de mamar a su hijo? Le extrañaría menos de ser una madre sin recursos? Los prejuicios florecen por doquier. Por otro lado, de saber algo acerca de lactancia no se extrañaría de que un niño de dos años mamara. De hecho es normal, sano y recomendable que un niño de dos años mame. Es una cuestión de salud, de vínculo, pero sobre todo es una cuestión de libertad. No se trata de exhibicionismos ni de afán de protagonismo. Cuando las madres queremos exhibirnos hacemos otras cosas bastante más sofisticadas que alimentar a nuestros hijos, se lo aseguro.

-Se pregunta si es compatible dar de mamar con tener una vida profesional. Pues sí lo es, y también le diré que hay estudios que dicen que a mayor nivel académico de la madre, más prolongada es la lactancia. Fácil no es, esto también se lo confirmo, porque en este país la conciliación no existe, pero las madres damos de mamar y no se nos secan las neuronas ni se nos quiebra la pata. Quizás hubiera necesitado hablar con alguna madre lactante antes de escribir sobre ello.

-El tono despectivo con el que habla de las mujeres de la CUP (y de las mujeres en general) no tiene razón de ser. Se puede estar de acuerdo o no con ellas, para eso se utilizan el razonamiento y la argumentación. Desprestigiar y resultar maleducada está totalmente fuera de lugar. Las mujeres de la CUP han sido las primeras en atreverse a exponer nuestros ciclos reproductivos como algo político, porque lo son. Ellas lo han nombrado y solo por eso merecen un reconocimiento, más aún siendo usted tan feminista como se declara. Quizás hubiera necesitado informarse acerca de las alternativas ecológicas y más saludables para el cuerpo femenino durante la menstruación antes de escribir sobre ello.

-El parto en casa es más seguro que el parto hospitalario cuando se ha dado un embarazo sano y normal. De nuevo, no es una moda, no es un capricho. El anuncio de colchones no nos influye. No defendemos el dolor por el dolor. Defendemos que cada mujer, habiendo recibido toda la información posible, escoja libremente lo que desea para ella y sus bebés.

Señora Posadas, ignoro si usted luchó tanto por la igualdad de la mujer como dice. Pero si lo hizo quizás luchó en el bando equivocado. Porque resulta que lo que queríamos era otra cosa.

Le cuento:

Queremos dar el pecho o no, queremos parir en casa o no, queremos tener hijos o no, queremos trabajar fuera de casa y criar a nuestros hijos o no, queremos dedicarnos exclusivamente a criar o no. Es decir, queremos poder escoger libremente sin que se nos señale con el dedo y se nos critique por una cosa y por la contraria. Queremos respeto y empezamos respetándonos entre nosotras.

No venga a contarnos cómo deberíamos ejercer ni nuestra maternidad ni nuestro feminismo, porque lo que no toleramos de ninguna manera son las faltas de respeto por hacer las cosas como queremos, vengan de un hombre o de una mujer. No aceptamos que se desprecien los cuidados; todos hemos necesitados cuidados en la infancia y todos necesitaremos cuidados antes de morir o en periodos de enfermedad, dele una vuelta al tema y trátelo con más delicadeza.

No aceptamos que se nos llame exhibicionistas por dar de mamar en público.

No aceptamos que por criar a nuestros hijos como nos dé la gana se nos tilde de retrógradas.

Y lo que es del todo inaceptable es que encima se busque relación entre un estilo determinado de crianza y el incremento de la violencia machista.

Señora Posadas, la ignorancia mezclada con los prejuicios son una enfermedad que solo se cura con la información y la curiosidad. Pregúntese por qué pasa lo que pasa a su alrededor, pregúnteselo con curiosidad sana sin dejarse cegar por los prejuicios. Pregúntese y pregunte a otras mujeres, saldrá de dudas y aprenderá algo nuevo. Y si prefiere seguir en la ignorancia, por lo menos no la exhiba.

15 Comentarios

  1. Amelia

    Muy bien. Hay que hablar claro y poner en evidencia a todas/todos los que presumiendo de progresistas, no son más que unos retrógrados.
    Amelia

    Responder
  2. MLuz

    Muchas gracias por tu comentario, Amelia. La verdad es que el texto tiene miga… Ni progresista ni retrógrada, ignorancia y atrevimiento en esta puro.
    Un abrazo!

    Responder
  3. El rincón de Mixka

    Gracias por escribirlo. Has puesto voz y palabras a la indignación de muchas de las mujeres a las que por desgracia al leer ese desafortunado y retrógrado artículo se nos atragantó el café.

    Responder
    • MLuz

      Muchas gracias por tu comentario, Verónica. Desde luego que es indignante que una mujer supuestamente culta se exprese con tanto desprecio sobre otras mujeres. No estamos pidiendo que todo el mundo esté de acuerdo con nosotras, pero la falta de respeto es intolerable. Eso por no hablar del total desconocimiento acerca de los datos de salud que publica la OMS, por ejemplo,

      Responder
  4. Ana

    Yo la verdad es que no sólo estoy indignada con esta mujer, que demuestra una ignorancia y falta de respeto absoluta. Por no hablar de sus prejuicios. Me sorprende también que un medio de tanta tirada publique un artículo así. Una cosa es la diversidad de opinión, otra la provocación y otra publicar un artículo con aseveraciones tan burdas y graves como el de esta señora (meter con calzador una relación, que parece casi más una justificación, entre la violencia machista o de género con un tipo de crianza es muy tremendo).

    Responder
    • MLuz

      Totalmente de acuerdo, Ana.

      Responder
  5. Mª Pilar Coachingfamiliar

    Qué bien desmontados los “argumentos” de Carmen Posadas. Revelan bastante ignorancia y una irritación evidente que hace que pierda cualquier viso de objetividad. ¡Gracias por estas aclaraciones tan bien hechas!

    Responder
    • MLuz

      Muchas gracias por tu opinión, Mª Pilar. Un abrazo!!

      Responder
  6. Vivencias de una Madre Primeriza

    No he leído el artículo de Carmen Posadas (intentaré hacerlo), pero puedo decir que yo parí en casa, a mis 39 años, mi primer hijo, embarazo perfecto, porque así lo sentí desde siempre, porque para mí fue la decisión natural sobre mi parto, decidimos no comentarlo hasta después del nacimiento, y si recibí comentarios como: “¿no sabía que parir en casa estaba de moda?” y las indirectas de otras personas. El problema es cuando quieres que los demás hagan lo mismo que tú, yo tomé la mejor decisión para mi hijo y para mí, pero no pretendo que todas las madres lo hagan igual, y respeto esa decisión. Lo triste es cuando somos madres cuestionando a madres.

    Responder
    • MLuz

      Hola. Gracias por tu mensaje. Por su puesto que no se trata de cuestionar a otras madres ni de juzgar sus decisiones. Creo que como adultas que somos tenemos que decidir por nosotras mismas, siempre y cuando hayamos contrastado ciertas informaciones. Carmen Posadas se limita a criticar a las madres basándose en sus propios prejuicios, sin molestarse en contrastar ningún tipo de dato. Por cierto, enhorabuena por tu parto en casa! Un saludo

      Responder
  7. Irene

    Yo no leí el artículo de Posadas pero estoy muy de acuerdo con el tuyo.
    Gracias 🙂

    Responder
    • MLuz

      Gracias, Irene. Haces bien en no leer el artículo de Posadas, un mal rato que te ahorras. Un abrazo!

      Responder
  8. Ainhoa

    Gracias por escribir esto. No imagino en qué puede ofender a esta señora que una mujer viaje con su hijo y le de el pecho…

    se retrata, pero su imagen me da escalofrios

    Responder
    • MLuz

      Totalmente de acuerdo, Ainhoa. Resulta increíble el nivel de “sensibilidad” de ciertas personas. Todavía queda mucho trabajo par hacer. Un saludo! Y gracias por leernos.

      Responder
  9. Carlos

    Discrepo con vosotras.

    Vaya por delante mi respeto a las madres lactantes, a las que paren en casa, a las que compaginan o anteponen su vida familiar y maternal con la laboral y al revés, a las de la CUP y a las que no lo son, a todas independientemente de su calendario de periodos y a todas las madres y padres en general.

    He leído los artículos de referencia de Carmen Posadas y no he encontrado en ellos motivos objetivos para que ninguna de las anteriormente citadas se tenga que dar por ofendida, en cualquier caso si considero que los artículos hacen referencia a la “tontería” que hay en el exceso reivindicativo de cualquier posición (por muy natural y legitima que esta sea) sea como madre sobre protectora (gallinas según Carmen Posadas), como madre lactante, o como cualquier otra de las que hoy en día esta de moda hacer bandera. (Ser un defensor de las moscas como se solía decir antes)

    Ser madre es una opción que las mujeres que así lo deseen están en su derecho de ejercer como mejor crean conveniente para ellas y sus progenie. Pero a mi me parece excesivo y en cierto modo criticable hacer de ello una causa de reivindicación mundial de algo que aproximadamente puede hacer el 50% de la población mundial… y que precisamente por natural no debería ser motivo de reivindicación ni de controversia.

    Es mas, creo que en los artículos que he leído de la mencionada autora la crítica va efectivamente dirigida a esos y esas “portadores de la luz y la verdad” que actuando como las/los defensores/as de las moscas y otras causas de similar importancia mundial y en el exceso de reivindicativo que se hace de las mismas a modo casi de religión y como método de redención de la humanidad. (Que repito la maternidad no es la única de esas posiciones excesivas)

    Desde la libertad personal y el respeto todas las posiciones me parecen igualmente respetables pero en cualquier caso me parece cuando menos “arriesgado” y “desacertado” llenarse la boca calificando de ignorante a la aludida dando por hecho aspectos tales como que no ha hablado con madres lactantes por el simple hecho de hacer crítica a las posiciones excesivas.

    Por no comentar quienes dijeron ver veladas intenciones en sus palabras y que seguramente también las verán en la mías.

    Ojalá todos y todas las ignorantes tuvieran la categoría personal, intelectual y los conocimientos que ella tiene.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This
Leer entrada anterior
redes de madres, qué importancia tienen?
¿Qué importancia tienen las redes de madres?

Mucho se habla de las redes de madres y de su importancia para distintos niveles, pero hoy os vamos a...

Cerrar